Buscan reabrir la exportación de limones y naranjas a europa

98 views

Las autoridades fitosanitarias de la Unión Europea realizarán a partir de hoy, y por un período de dos semanas, un proceso de fiscalización y control –principalmente vía online- de la producción citrícola en el noroeste argentino. Allí estará en juego la habilitación para reabrir a partir de mayo próximo el mercado europeo para los limones y naranjas de la Argentina. Dichos envíos fueron frenados en septiembre de 2020 por la aparición de una enfermedad llamada “mancha negra”, tras las denuncias realizadas por España.

“Nosotros confiamos que vamos a causar una buena impresión a las autoridades europeas. Nos hemos preparado muy bien y nuestros campos de citrus están en muy buenas condiciones para recibir la inspección desde este lunes, de especialistas designados por Bruselas para evaluar el status sanitario de los limones y naranjas del Noroeste argentino”, explicó José Carbonell, presidente de la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus).

Carbonell indicó además que “si bien tenemos una menor producción tras la larga sequía que se verificó desde el arranque de la pasada primavera, eso tiene como contrapartida una mejor calidad de la fruta. Es por eso, que confiamos en que vamos a tener éxito en el resultado de la auditoria, que tendrá como objetivo fiscalizar la situación sanitaria de la citricultura argentina”.

Esto permitiría reabrir el codiciado mercado de Europa. El mismo fue cerrado desde el pasado 20 de septiembre de 2020, tras denuncias formuladas por autoridades fitosanitarias de España, las cuales fueron apoyadas por empresas de productores hispanas. El fin de la restricción concluye el próximo 30 de abril, y por tal motivo se dará comienzo a un proceso de inspección de lotes de producción, plantas de empaque y también laboratorios y puertos para verificar la situación argentina.

La llamada ‘mancha negra’, detectada ya al promediar el 2020 en los embarques de limones que fueron evaluados en el puerto de Valencia, es conocido también como “Black Spot”, y es una enfermedad que ocasiona un daño económico en la producción citrícola, ya que afecta la calidad externa del fruto. Cuando el ataque es severo, allí se puede llegar a afectar el rendimiento y puede hasta llegar a caer de manera prematura la fruta antes de su cosecha.