Las economías regionales cierran el año a la baja

67 views

Las economías regionales han sido históricamente uno de los sectores del agro más golpeados por las recurrentes crisis económicas del país, donde los bajos precios pagados a los productores y la falta de políticas públicas son las principales problemáticas que afectan a los pequeños y medianos productores. Si bien la actividad no genera la cantidad de divisas que producen la ganadería vacuna o los granos, sí es un gran motorizador de trabajo en el interior del país, con el consecuente movimiento económico.

Así lo aseguró la Federación Agraria Argentina (FAA) tras la reunión de su comisión de Economías Regionales, la cual emitió un documento con fuertes críticas hacia el sector público por la falta de políticas diferenciadas para el sector, de financiamiento y de un precio sostén que le permitan a las diferentes actividades poder revertir la situación crítica. Asimismo, con datos aportados a este medio por la entidad, se enumeraron cuáles son las actividades más complicadas en la actualidad, entre las que sobresalen el cultivo de algodón, la olivicultura, la vitivinicultura, la caña de azúcar y de frutas.

En este sentido, la entidad indicó que “la falta de políticas públicas que incentiven al sector, que están vinculadas a la necesidad de financiamiento, el acceso al crédito, la ausencia de un seguro multirriesgo frente a los daños que causan en las producciones las inclemencias climáticas, un precio mínimo sostén, el fortalecimiento de fondos de emergencia agropecuaria, y una fuerte intervención del Estado que ampare a los pequeños productores de la concentración, arrojan a miles de ellos cada año fuera de la cancha, sin posibilidad de reinsertarse nuevamente en el sistema productivo. Una situación que mantiene a las economías regionales en jaque y a la deriva”.

“La desidia de la política le hizo mucho daño al sector productivo, especialmente a las economías regionales. Desde los años 90 a la fecha son efímeros los períodos que fueron buenos para nuestros representados. Y, ante la falta de políticas públicas y un estado ausente en defensa de la competencia, dejaron el camino allanado para que las grandes industrias tomaran las riendas con las reglas de mercado y un Estado brillando por su ausencia. Como consecuencia de ello, miles de pymes y agricultores pequeños fueron desapareciendo”, aseguró FAA.

Ante este panorama, los productores regionales nucleados en la entidad afirmaron ver “una enorme contradicción al no sentirnos apreciados por los gobiernos municipales, provinciales y nacional, frente a ese rol protagónico que tenemos en la economía, que no ven o no entienden que es un sector que con respuestas y políticas públicas adecuadas para revertir la situación que atraviesa, puede de modo ágil y dinámico, contribuir a poner a nuestra Argentina de pie” (Infobae).