Summit Agro: Control de malezas en maíces tardíos

41 views

El maíz tardío año tras año gana más superficies, vence dificultades y se convierte en el elegido de los productores por su mayor estabilidad, ya no solo en la zona núcleo sino también en regiones y provincias no tradicionales.

Con el paso del tiempo, el rendimiento por unidad de superficie se ha incrementado producto de la generación de mejoras en los materiales, en el manejo del cultivo ya sea en la fertilización y control de enfermedades, insectos y malezas, como así también la adaptación a las distintas zonas.

Sin embargo, las malezas generan el principal dolor de cabeza de los productores. Si bien el maíz tardío tiene un alto potencial de rendimiento, se debe realizar un efectivo control para evitar que estas avancen. Para ello se requiere conjugar un manejo integrado, una planificación acorde a cada lote y conocer el momento indicado para realizar este control.

Mara Paván, Gerente de Investigación y Desarrollo en Summit Agro Argentina, manifiesta la importancia que estos controles sean realizados por profesionales. “El nivel tecnológico que requiere producir en el campo con márgenes tan finos justifica aún más la presencia de un ingeniero agrónomo. Muchas veces es difícil dimensionar cuánto se pierde por no contar con este servicio”.

Se debe tener en cuenta que las malezas afectan directa e indirectamente al cultivo. Algunas de ellas liberan sustancias alelopáticas afectando el crecimiento de los cultivos y compitiendo por sus recursos, como es el agua, la luz y los nutrientes. Esta situación provoca una competencia por la demanda de recursos limitados que desencadena en un descenso de rendimiento. Por esta razón, es fundamental la intervención de diferentes herramientas eficientes en el momento justo que serán de gran ayuda en el período crítico de competencia para lograr un control efectivo y prevenir pérdidas de rendimiento.

En el maíz, este período crítico comprende aproximadamente entre 40 y 45 días desde la emergencia. Cabe destacar que si durante este tiempo se permite que el cultivo compita libremente con las malezas la disminución en el rendimiento puede alcanzar hasta un 50% en situaciones de alta infestación y escasez de agua.

Brucia
Summit Agro Argentina, empresa con tecnología japonesa líder recomienda la utilización de herbicidas pre emergentes antes que las malezas emerjan. Sin embargo, para poder llevar a cabo este tipo de aplicaciones se requiere de un conocimiento exhaustivo de los lotes, situación compleja en la actualidad donde los sistemas de producción se dan en más de un 60% en superficies alquiladas, muchas de ellas en forma anual, con rotación de inquilinos.

Dada esta coyuntura donde los herbicidas residuales pueden no dar los resultados esperados, Summit Agro lanzó Brucia, un herbicida específico para maíz para el control post emergente de las malezas más difíciles. Este producto está formulado en base al activo Tolpyralate (modo de acción HPPD).

Brucia se destaca principalmente por su efectividad en el control de las malezas más difíciles y abundantes, como así también por ser un herbicida banda verde, con características físico-químicas que lo hacen muy amigable con el medio ambiente.

Pero podría decirse que su característica más atractiva es la flexibilidad en las rotaciones de los cultivos invernales que puedan seguir al maíz, ya sea para producción o de servicio, debido a la baja toxicidad que presenta. De esta manera, se podrá sembrar sin riesgos 3 meses después de la aplicación de Brucia. Desde Summit Agro enfatizan que: “estas características lo hacen más seguro y plástico a la hora de pensar en una rotación”.