Uruguay: Se incrementó la inversión en maquinaria agrícola

54 views

El Índice de Inversión en Maquinaria Agrícola (Idima) –que elabora la firma Carle & Andrioli con base en las importaciones de tractores, cosechadoras y sembradoras– en 2020 tuvo un incremento de 12% respecto del año anterior.

A pesar de este desempeño, los niveles de inversión se situaron en 35% del máximo histórico y levemente por debajo de la mitad de hace una década.

El aumento de la inversión agrícola sucede, se explicó, en un contexto caracterizado por las siguientes realidades:

Un mercado con mejores precios internacionales de los productos agrícolas.

Déficit hídrico que afectó los cultivos, principalmente en el primer y cuarto trimestre.

Menores rendimientos productivos por las razones climáticas indicadas.

Similares áreas de siembra totales.

Financiamiento bancario global del agro con similar volumen al año anterior, en particular con un descenso de los préstamos relacionados con la agricultura y menores tasas de morosidad.

En la campaña 2020 la superficie de la agricultura tuvo un leve descenso de 1% y se ubicó en dos tercios del máximo histórico registrado en la zafra 2014.

El rendimiento de los cultivos del año no posibilitó un aumento en la productividad agrícola del último quinquenio, de acuerdo con el índice de Productividad Ponderada Agrícola (IPPA), que también elabora Carle & Andrioli.

En el último año, con mejores perspectivas de precios de mercado de sus productos, los productores agrícolas han podido recuperar algo la inversión, pero aún por debajo de los niveles de reposición.

Los principales orígenes de la inversión registrada en el año para sembradoras y tractores fue Brasil, mientras que las cosechadoras principalmente provinieron de Estados Unidos.

Otro indicador relevante para la actividad agrícola es el valor de inversión anual de máquinas y equipos por hectárea cultivada. En el período 2009-2013 se alcanzaron valores máximos en el indicador, ubicándose en la mitad de esos niveles en las campañas siguientes.

En 2020 la inversión por hectárea creció a U$S 57, superior al año anterior. De todos modos no permitió alcanzar niveles de reposición de inversiones, ya que se ubica en el 70% de los valores estimados por hectárea de depreciaciones de las máquinas.