Article

Crucianelli: “Con la actual carga impositiva no se puede competir”

159 views

En el encuentro anual que la CAFMA realiza con sus asociados, su presidente Raúl Crucianelli dijo que en 2017 la demanda de agromáquinas se afianzó, pero remarcó que “una carga impositiva que representa el 40% del valor de una máquina” impide expandirse y competir con las multinacionales.

La Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), por medio de su presidente Raúl Crucianelli, destaca que las actuales condiciones impositivas y los elevados costos laborales obligan a poner luces amarillas sobre lo que se viene para el 2018, a pesar de un año donde la demanda de maquinaria agrícola se afianzó fuertemente respecto a 2016.

En Funes, donde se realizó la habitual reunión de fin de año, el representante de la Cámara argumentó: “Nosotros tenemos todas las ganas de trabajar y de progresar, pero éste sigue siendo un país caro. Por ahora los anuncios que hizo el Gobierno, no pasaron de anuncios. Tenemos que achicar la carga impositiva y para eso hay que achicar el Estado”.

Además, indicó que en la actualidad, el sector tiene una carga impositiva que representa el 40% del valor de una máquina: “Con esos números no podemos exportar ni competir con las multinacionales que quieren venir a Argentina. Si queremos apertura tenemos que tener herramientas. Para eso, el achique del Estado es fundamental, así como el cambio en el sistema laboral”.

Respecto a lo que hizo la Cámara este año, Crucianelli destacó el trabajo sobre el otorgamiento de créditos subsidiados para la compra de maquinaria agrícola. “Hemos trabajado mucho sobre el tema de los créditos. Nos preocupa la importación, no porque le tengamos miedo, sino porque desde CAFMA creemos que las tasas subsidiadas tienen que estar dirigidas a una industria nacional, esto es, a las maquinarias que tengan al menos un 60% de componentes argentinos. En ese sentido fuimos con un reclamo y con una propuesta, que es hacer un nuevo listado de fabricantes de maquinaria agrícola y logramos realizarla trabajando codo a codo con la Secretaría”.

Respecto de las expectativas para el próximo año, Crucianelli fue prudente: “si tenemos estabilidad política, se cumplen los anuncios, y el clima y los precios internacionales acompañan, vamos a tener un año bueno nuevamente. Es importante poder normalizar la actividad a largo plazo después de tantos años de altibajos. Las curvas del serrucho no nos permitían proyectar ni pensar en el futuro”, subrayó.