Article

San Lorenzo suma una importante inversión empresarial

162 views

La planta está financiada inicialmente por Molinos Agro (Grupo Pérez Companc) y Ganagrin S.A. (Grupo Otero Monsegur) y generara enzimas que podrán elevar la producción de aceite en más de 250 mil toneladas anuales

El anuncio se realizó el pasado viernes 19 en la Sede de la Gobernación de la Provincia de Santa Fe en la ciudad de Rosario encabezada por el gobernador de la Provincia de Santa Fe, ingeniero Miguel Lifschitz; el presidente del CONICET, doctor Alejandro Ceccatto; el rector de la Universidad Nacional de Rosario, doctor Héctor Floriani; el Ministro de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva de la Provincia, ingeniero Eduardo Matozo; el gerente de Molinos Agro, ingeniero Luis Palacios; y el  fundador de Keclon e investigador de CONICET, doctor Hugo Menzella.

La inversión inicial será aportada por las empresas: Molinos Agro (Grupo Pérez Companc) y Ganagrin S.A. (Grupo Otero Monsegur). La planta de la empresa biotecnológica estará localizada en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, y comenzará a producir en 2018.

“Desde la visión del CONICET, quiero señalar lo virtuoso de este proyecto porque resume lo que queremos que sea la transferencia de tecnología en nuestra institución”, expresó Alejandro Ceccatto, presidente del Consejo. Durante el encuentro destacó como puntos sobresalientes la participación de investigadores locales que fueron a formarse al exterior, y luego volvieron al país para dedicarse al desarrollo de tecnologías; la presencia de empresas interesadas en estos avances; y el apoyo de la universidad  y del gobierno provincial. “Desearíamos mostrar muchos más ejemplos como este en el futuro”, concluyó.

La planta contará con una capacidad inicial de 60 mil litros de fermentación y está proyectado triplicar su capacidad en los próximos años para transformarla la más grande de su tipo en Sudamérica. En ella se manufacturarán seis enzimas para distintos procesos industriales amigables con el medio ambiente que pueden reducir significativamente los costos de producción y mejorar el perfil nutricional de los alimentos.

Aplicables a aceites y sus derivados las enzimas se fabricarán a partir de métodos diseñados por Menzella y su equipo de investigación. Una de estas enzimas aumenta el rendimiento en el proceso de refinamiento de aceites permitiendo extraer 25 kilos adicionales por tonelada. “Teniendo en cuenta que en Argentina se producen 10 millones de toneladas de aceite anuales, esto representa 250 mil toneladas extra”, subrayó Menzella.

El investigador sostuvo que este proyecto “representa un avance muy importante en materia de agregado de valor local, creando puestos de trabajo para personal altamente calificado, poniendo a nuestro país a la vanguardia en la producción de enzimas con desarrollo propio, y en una escala suficiente para abastecer al polo agroindustrial más importante del mundo y exportar productos de alto valor tecnológico.”